Blogia
Grandes Amaestradores de Psiquiatras

Círculo vicioso

Entonces… ¿me estimas?

Estimo que sí; pero, di: si me estimas, ¿por qué no te arrimas a mí?

¿Será, acaso, porque no te animas?

Yo te estimo, ¡claro que sí!, y porque te estimo, estimo que debo arrimarme a ti.

Pero no me arrimo porque, al ver que no te arrimas, no sé si me estimas, no me estimas o me estimas pero no te animas a arrimarte a mí.

Y entonces (aunque te estimo) quisiera arrimarme a ti pero no me animo, y al final no me arrimo.

Si me estimas, deberías animarte a arrimarte a mí y romper este círculo vicioso.

De manera que yo, al ver que tú te animas y te arrimas, me anime y me arrime a ti, en lugar de permanecer ocioso.

¿Lo estimas juicioso?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres